Temas de Salud
 
volver  |   imprimir  |   contacto   |   acerca de   |   ayuda   
Temas de Salud > Artículos > Drogas Ilegales

Drogas Ilegales


Introducción

 

Si bien el uso de drogas ha existido desde tiempos remotos y en diferentes razas y culturas, es hoy cuando la drogadependencia se percibe como un problema acuciante. Sus consecuencias no sólo recaen en aquellos que usan drogas, que sin duda son los más afectados, sino sobre el conjunto de la sociedad a través de diferentes problemas como los conflictos familiares, la violencia, la inseguridad y, por último, el gran costo que este flagelo trae a los sistemas de salud.

Pero antes de avanzar, tomémonos un segundo para definir qué es la droga. Se trata de toda sustancia que, introducida en el organismo por cualquier vía de administración, produce una modificación de su natural funcionamiento. ¿Notás que, siguiendo este concepto, el cigarrillo o el alcohol no quedan fuera del término droga? Pues lo son.

Según estudios realizados en nuestro país, tres de cada cien personas mayores de 16 años consumen drogas ilegales en la Argentina. Esto significa que el 2,9 por ciento de la población de entre 16 y 65 años y el 1,2 por ciento de los chicos de entre 12 y 15 tienen contacto cotidiano con sustancias ilegales. Es decir, más de un millón de argentinos.

 

Consumo, adicción y dependencia

 

Cuando nos referimos a adicciones, estamos englobando al menos tres modelos de relación con las drogas. La primera de estas tres actitudes es el uso o consumo. Encontramos aquí a toda persona que tiene un contacto ocasional con sustancias psicotrópicas, sin que ello signifique un verdadero impedimento para su vida personal y de relación.

Adicción propiamente dicho es el segundo escalón, con el que asimilaremos a las personas que han dejado el uso para pasar al abuso de las drogas. Esto les genera problemas de relación, tanto por la necesidad de conseguir esas sustancias, como por el estado en que se encuentran durante y luego de sus efectos.

La tercera actitud es la dependencia. En este estadio, el usuario necesita de la droga en forma continua, ya que la suspensión de la dosis genera síndrome de abstinencia. Esto quiere decir que su organismo ha aprendido a funcionar bajo los efectos de la droga, y sin ellos se encuentra imposibilitado de hacerlo, al menos parcial y temporariamente. Definitivamente, aquella salida en falso tomada, a esta altura, bordea el precipicio.

 

Consumir, luego existir

 

El consumo de drogas se ha vuelto un verdadero problema, ya que es el emergente más doloroso y brutal del estilo de vida del hombre y la sociedad posmoderna. El hombre posmoderno consume, luego existe. El apetito por objetos, entendiendo por tales lo opuesto a sujetos, parece irrefrenable. Inclusive hacia aquéllos que no son esenciales para la subsistencia biológica, social y espiritual, pero que se transforman en imprescindibles, atrayendo las energías de una gran masa de hombres y mujeres entre quienes los jóvenes son, quizá, los más vulnerables.

En este contexto, el drogadependiente es, sin duda, el consumidor prototipo. Es el que encarna la esencia de lo que llamamos consumo: la tensión por conseguir cosas sin poder soportar la frustración de no alcanzarlas, y la frustración de alcanzarlas y no mitigar por mucho tiempo la angustia.

Muchas de estas personas están lanzadas de tal forma al sólo objetivo de consumir que no distinguen reglas de convivencia, derechos ni deberes. No distinguen siquiera el derecho a la vida, propio y de los demás, mucho menos el derecho a la propiedad individual. Esta forma radical del consumismo engendra, pues, buena parte de la violencia que vive la era posmoderna.

En este contexto aparece también la crisis de la familia como posible espacio de contención. Esto ha provocado una ausencia de reglas de convivencia, y ha generado problemas de conducta, de socialización. La resultante: una búsqueda de la satisfacción que no admite excusas ni demoras y una imposibilidad de planificar la vida para conseguir esas satisfacciones, ya que no se cuenta con una base personal desde donde tomar responsabilidades.

Los tiempos que vivimos parecen, pues, extremamente consumistas y violentos. Pero también hay que decir que la casi absoluta falta de satisfacción, en este caso de necesidades básicas, de la gran mayoría de la humanidad que vive en países pobres, también puede generar violencia. Uno y otro escenario pueden ser -y de hecho son- el escenario de las adicciones. Ricos y pobres, unos por unas causas y otros por otras, enferman de adicción.

 

Predisposición psicológica

 

A pesar de la gran influencia que, como te contamos, tiene el entorno en las adicciones, cabe la pregunta: ¿tiene la drogadependencia una predisposición psicológica? ¿Existe una personalidad más permeable a las adicciones que otra?

Aunque la actitud más extendida entre los especialistas es la de no encasillar a las personas que abusan de sustancias, hay profesionales que han estudiado las constantes psicológicas que subyacen en una personalidad adictiva. Son las siguientes, entre otras:

  • Escasa tolerancia a la frustración.
  • Dificultades para expresar los sentimientos.
  • Sentimientos de soledad y falta de pertenencia.
  • Dificultad para ligar presente y futuro, proyectos utópicos.
  • Avidez de poder y control.
  • Pseudo-identidad, vacío interior.

 

Si nos detenemos en estos rasgos de la personalidad adictiva podríamos pensar que, de alguna manera, estamos caracterizando el estilo de vida urbano actual en general. Sí, el modo de vida ante el que la mayoría de nosotros nos enfrentamos.

Empezamos a notar cómo la adicción es un fenómeno social mucho más complejo del que puede verse a simple vista. ¿La legislación argentina está a tono, hoy por hoy, con la problemática que reviste el tema? Fuimos a consultarle al juez Martín Vázquez Acuña sobre el criterio que tiene la justicia de nuestro país para tratar el tema drogas; escuchen lo que dijo y presten especial atención a la diferencia de concepto entre despenalización y legalización de las drogas.

 

Verdadero o Falso

 

Sin sustancias disponibles a la venta no hay adicción. V F
- El tipo de droga que se consume depende del sector social. V F
- La marihuana no es una droga peligrosa porque no genera adicción. V F
- La edad de inicio en el consumo de sustancias ilegales varía según el nivel social. V F

 

Entrevista

 

Con el Dr. Dr. Vázquez Acuña, (Juez)

 

¿La legislación Argentina está a tono, hoy por hoy, con la problemática que reviste el tema?. ¿El criterio que tiene la justicia de nuestro país para tratar el tema drogas?

 

Bueno, siempre hay un concepto que sigue equivocado la gente, tal cual es el principio de legalización o el principio de despenalización, son dos conceptos totalmente distintos. Empecemos por el principio de despenalización, todos sabemos que en la Argentina existe la Ley 23.737, que es la Ley que regula el tema de drogas y específicamente el Artículo 14, en el párrafo segundo, que penaliza la tenencia de drogas para uso personal. Dicha Ley en general por supuesto prohibe una serie de sustancias que el Ministerio de Salud Pública va ha señalar cuales son o cuales van a ser supuestamente entre comillas drogas ilícitas. Por supuesto está excluido el tabaco y el alcohol y un montón de medicamentos que son de uso diario pero que necesitan receta, pero que son drogas igual. El concepto de drogas lícitas o drogas ilícitas es un concepto arbitrario, es lo que hemos estado viendo le damos a un órgano del estado la posibilidad de determinar justamente cual es la droga lícita o ilícita. Volviendo al concepto de legalización, la legalización implica la posibilidad de negociar o comerciar libremente lo que llamaríamos “la mercancía” , por que al fin y al cabo la droga es una mercancía. En esto hay gente a favor y gente en contra, la gente que está a favor señala de que si ponemos trabas a este comercio de “Mercancías”, vamos a encontrar específicamente que se forman organizaciones criminales, se promociona el lavado de dinero, se aumenta el valor de la mercancía, la mercancía a veces es mucho más espúrea, es decir, que produce daños a la salud, etc. Por supuesto, no hay ningún país del mundo donde esté legalizado abiertamente la venta de drogas. Uds. me dirá Holanda, me dirá algunos países, pero la realidad lo que hay es el principio de oportunidad de oportunidad, no es que el estado Holandés, diga bueno está autorizada la venta de marihuana, la venta de cocaína o la venta de heroína, no lo que hay es el principio de oportunidades, es decir que hay un acuerdo entre Ministerio público y la policía para no perseguir la venta.

 

¿Cree Ud. que los procedimientos de incautación de droga o golpes contra el narcotráfico han incidido de alguna manera en el control de la adicción?

 

Por supuesto que no, no tiene ninguna correlación, si usted realmente piensa que incautando la mercancía o droga como usted quiera llamarla, va a lograr que no haya demanda está totalmente equivocado, hemos llegado al absurdo que le estamos atribuyendo a los usuarios de drogas todos los males, se dice que el narcotráfico existe gracias al consumidor, el presidente de Colombia ha dicho que todos los males de Colombia los tienen los países consumidores, eso es absurdo.

 

Consultas, opiniones y suscripciones

edu-salud@mendoza.gov.ar



Esta publicación está basada en la novena emisión del programa de radio SeñalSalud
Idea y producción: Departamento de Educación y Comunicación para la Salud

introducción

consumo, adicción y dependencia

consumir, luego existir

predisposición psicológica

test

entrevista

contacto

©2001-2014  Dirección de Informática
Subsecretaría de Planificación y Control
Gobierno de Mendoza